MADRID, AMOR DE VERANO

Por fin. Después de un frío y lluvioso inicio de año (quién dijo que el cambio climático no existe?), el verano ha dejado de remolonear y hace parada en Madrid para alegrarnos la vida.

Ya se percibe, se comienza a respirar en el aire. Visitantes de todos los rincones del planeta aterrizan y hacen revivir la ciudad entre junio y septiembre.

Las calles hierven con su movimiento, acompañado de la banda sonora de chanclas golpeando el ardiente asfalto. Las terrazas tiñen de color nuestras plazas, y la atmósfera se vuelve, casi sin darnos cuenta, más que propicia para una diversión casi inconfesable.

Y no. No barremos para casa… los datos respaldan el atractivo del verano madrileño. De hecho, estamos de celebración! El año pasado tuvimos récord de visitantes (ojo, unos 15 millones, +16%), por primera vez, más extranjeros que domésticos. Y el verano -cómo no!-, fue la temporada que más creció: hell yeah!

En medio de ese ambiente estival tan único surgen cada año nuevas alternativas de ocio y 2018 viene bien cargado para elevar la experiencia castiza a la enésima potencia.

Por eso, a modo de viejo vecino cotilla, os soplamos algunos de los planes y eventos imperdonables para explotar al máximo el verano madrileño.

La locura de la Villa

Los Veranos de la Villa son una tradición más castiza que los bocadillos de calamares en la Plaza Mayor. El Ayuntamiento prepara una nueva edición tan currada como la de 2017. Entonces cerraron un macrofestival de 66 días y 99 actividades distribuidas entre los 21 distritos de Madrid. Conciertos de jazz, electrónica en piscinas municipales, flamenco de vanguardia, deporte urbano, circo, certámenes de poesía o verbenas populares conformaron su loca amalgama de eventos (el 80% de ellos gratuitos). Las expectativas están al 1.000%. Consejo: estad al loro porque siempre hay algún plan sorpresa a la vuelta de la esquina!

veranos de la villa

Credit: Madrid Cultura

Calor y música

La música no se borra de su cita con el verano de la capital. Súper festivales y estrellas globales llegan a Madrid para caldear (aún más si cabe) la agenda de los más bailongos.

A los Festivales de música en Madrid que ya os presentamos recientemente (Mad Cool en Madrid, A Summer Story o Download festival…) se suman otros diseñados para reventar las pistas, como el A Fuego Festival, o como el Universal Music Festival, confeccionado para auténticos melómanos. Si estás interesado en 

Mención aparte merece el ciclo de conciertos Las Noches del Botánico, que reúne a una extensa variedad de artistas en el Jardín Botánico de Madrid: un deleite puro para todos los sentidos en un rincón natural de la gran urbe.

Noches del botanico

Credit: Las Noches del Botánico

Estrellas del planeta música como Bad Bunny, Shakira o el dj global Martin Garrix, serán algunos de los platos fuertes que integran el escuadrón dedicado a hacer vibrar a la ciudad con sus himnos.

Cañitas de diseño en el mercado

Los mercados itinerantes se han convertido en uno de los planes más asentados. El Mercado de Motores es tal vez la gran referencia: el antiguo Museo de Ferrocarriles acoge una serie de puestos vintage, productos de diseñadores noveles, gastronomía, música y cervecitas. Decoracción, en el Barrio de Las Letras, es otra garantía. Durante cuatro días más de 100 interioristas sacan a la calle su propuestas más sorprendentes dotando al barrio de una nueva identidad y buenas vibraciones.

Decoraccion

Credit: @barrioletras

Dale a la verbena, Pichi!

Y de la calle… a más calle! Suenan los acordes de la discomóvil, huele a parrilla y algodón de azúcar. Las barras portátiles distribuyen litros y litros de bebida y los barrios se inundan de gente de buen rollo. Sí, son las Fiestas Populares. Cada distrito cuenta con la suya, aunque mantienen esos factores comunes. Las más sonadas: las Fiestas de San Cayetano y San Lorenzo (Lavapiés), La Virgen de la Paloma (Centro), La Melonera (Arganzuela) o La Fiestas del Carmen (Chamberí). Derroche de tradición y fiesta en la calle.

fiestas de San Lorenzo

 

La reina de la fiesta

Pero si lo que verdaderamente buscáis es fiesta, pero FIESTA (con mayúsculas y luces de neón), tened claro que en Madrid reina la celebración del Fiesta Orgullo Gay Madrid. Desde hace años conserva el título de evento socio-cultural-festivo-loco del año. Entre el 28 de junio hasta 8 de julio, la capital multiplicará su población y sus ganas de vivir. Madrid se desinhibe y la música, el color y la libertad se propagan por el centro. El punto neurálgico es el barrio de Chueca, donde se vivirán momentos tan auténticos como la ya mítica carrera de tacones. El culmen llega con el inmenso desfile que cruza la arteria central de Gran Vía. Por si fuera poco, este año se conmemora el 40 aniversario de la primera movilización en la que los pioneros defensores de la igualdad iniciaron su lucha. Bravo!

Gay Pride Madrid

Clásicos de siempre

Más allá de los súper eventos, Madrid en verano presenta una ‘to do list’ de la experiencia autóctona:

  • Terraceo: una verdadera religión. Una buena tarde de cañitas, entre amigos, al fresco (sobre todo al anochecer) es impagable. El metro cuadrado de terraza está muy codiciado, por eso proliferan en todos los pequeños rincones del mapa, incluidos nuevos rooftops que combinan su oferta con las mejores vistas. Los más recomendables, el Círculo de Bellas Artes, el Dear Madrid Hotel, Forus Barceló o Palacio Cibeles.  
Azotea circulo bellas artes

Credit: @azoteadelcirculo

  • Cines de verano: cada vez más de moda, ha regresado la buena costumbre de disfrutar de los últimos estrenos de cine en enclaves con encanto . Cine-In the Park (Parque Tierno Galván), Fescinal (Parque de la Bombilla), Cibeles de Cine (Palacio de Cibeles), o el autocine al más puro estilo americano de Autocine Madrid (RACE), nunca fallan.
  • Piscina urbanas y naturales: rematamos con un clásico básico para combatir el calor. Las piscinas municipales, a precios módicos y con buenas instalaciones, son el recurso perfecto. Pero si queremos añadirle el factor naturaleza y echar el día, Madrid cuenta con varios sitios a las afueras (aunque en algunos está prohibido bañarse); donde si podrás hacerlo es en el Pantano de San Juan, con bandera azul, y las Presillas Naturales de Rascafría, un must.