errores viaje

10 ERRORES QUE COMETES CUANDO TE VAS DE VIAJE (Y CÓMO EVITARLOS)

A nadie le gusta que le tomen el pelo en una ciudad nueva, nadie quiere pagar de más por algo y por supuesto a nadie le gusta perder su tiempo. Lo que queremos es volver a casa con la sensación de que hemos hecho todo lo que estaba en nuestra mano para sacarle el mayor jugo a las vacaciones. Estos son 10 errores más comunes al planear un viaje o al llegar al destino. No importa cuántos hayas cometido en el pasado, ¡lo que importa es que desde hoy no vas a volver a cometerlos!

1) No poner el modo privado de navegación

¿Has querido alguna vez comprar un billete, pero en lo que te lo piensas y vuelves a buscarlo ha subido el precio? Sí, confiésalo, a ti también te ha pasado. Entonces habrás aprendido a comprar las ofertas cuando las ves en vez de esperar hasta el día siguiente. O quizás has aprendido otro truco aún más valioso: navegar en un modo privado, en un modo que no registre tu historial de navegación ni las famosas cookies esas que siempre aceptamos sin leer. Cuando navegas en modo privado, el sitio web, en este caso el buscador de vuelos, no tiene ni idea que tu desde tu ordenador has estado mirando ese o ningún otro vuelo. Entonces, las compañías no pondrán subirte el precio, en un intento desesperado de ventas de hacer que reacciones cuando antes, para que no siga subiendo!

Este modo de navegación tendrá un nombre diferente dependiendo del navegador que uses. Por ejemplo, en Chrome es “ventana de incógnito”, en Firefox y Safari es “ventana privada”. ¿Ya lo usas?

Private browsing booking flight

2) No ser consciente de la estacionalidad de los viajes

Tu temporada baja puede ser la temporada alta del país que visitas y viceversa. La estacionalidad afecta al número de visitantes que vayas a encontrar, a las posibilidades de transporte, al mayor o menor rango de horarios y de establecimientos abiertos, y por supuesto, afecta a la hora de conseguir mejores o peores precios.

Si bien hay lugares que se pueden disfrutar tanto en verano como en invierno, a veces es conveniente hacer primero estas pequeñas investigaciones. Habrá algún despistado que puede que vea una buena oferta para viajar a la India en sus vacaciones de verano y no caiga en la cuenta de que será plena temporada de monzones. Y es que, a mediados de julio la lluvia cubre la mayor parte del país. Otro ejemplo es querer viajar en verano a Noruega y pretender ver las auroras boreales. Sería prácticamente imposible, ya con el sol de medianoche nunca oscurece del todo y la oscuridad es un requisito indispensable para verlas.

travel seasonality

Credit: Azuaje on Flickr

3) No preguntar a los locales por sus consejos

Admítelo. Te dejas llevar por Instagram a la hora de tomar tus decisiones de viaje. Dónde comer, qué visitar o hasta desde qué punto exacto tomarte la foto con ese monumento al fondo. Varios informes han demostrado que un gran porcentaje de viajeros escoge su destino vacacional en función de su “instagramabilidad”. Pero a veces lo más fácil (¡y lo más acertado!) es preguntar a la gente que vive allí por sus recomendaciones locales.

Seguro que, en tu ciudad, has visto a algún extranjero haciendo alguna de esas cosas que tú nunca harías: comer en un restaurante para turistas, pagar por ver algo que no merece tanto la pena, pagar mucho por comprar un producto que no es típico o escoger la peor hora para visitar un sitio. Si eres inteligente en tu ciudad, ¿por qué no serlo cuando viajas? Habla con los locales, pregunta a los recepcionistas de tu hostel, usa las aplicaciones de tu móvil de conocer gente del lugar y pregúntales cosas! Sentirás que estás viviendo una experiencia auténtica, que cuentas con información privilegiada, y quizás acabes en un lugar secreto o poco conocido, y eso es mucho mejor que ser un turista!

local tips

4) No solicitar la devolución de impuestos de tus compras

Mucha gente aprovecha para comprar en sus viajes artículos de moda, o gadgets tecnológicos. ¿Sabías que puedes solicitar la devolución de impuestos de los bienes físicos adquiridos durante un viaje? Deberás revisar las condiciones del país que visites en una web oficial, ya que estas varían de un lugar a otro. En España, por ejemplo, aplica a partir de compras con un importe de 90,15€.

Para beneficiarte, haz de comprar en comercios “Tax free” o “Tax Refund” (suelen tener una pegatina o cartel por fuera que lo indica). Después deberás solicitar una factura y el cheque de devolución de impuestos (en la misma caja o en un mostrador designado para ello). Una vez en el aeropuerto, pregunta por la oficina de devolución de impuestos donde te sellarán el cheque que podrás cobrar luego en una oficina de cambio.

tax-free

5) No pensar en el nivel de vida de los países que visitas

A veces cuando estamos planeando una escapada nos dejamos llevar los precios baratos de vuelos y compramos sin pensar demasiado y sin calcular cuánto nos va a costar todo el viaje: alojamiento, comida, transporte, etc.

Imagina que te has decidido por una escapada de finde a Múnich ¡pero nadie te ha contado que es la ciudad más cara de Alemania! A veces desde España hay vuelos económicos a ciudades como Copenhague o Ginebra, pero ups! Una vez allí te das cuenta de que las cosas no son tan baratas… No queremos decir que no visites esas ciudades ni mucho menos, sino que seas consciente de lo que cuestan las cosas, porque uno puede estar preparando una escapada barata que no resulte serlo tanto. A veces vale la pena pagar más en transporte para llegar a un destino barato, sobre todo en los viajes de larga duración. Para hacerte una buena idea de si te va a resultar caro o no visitar un país, puedes comparar el salario mínimo de ese país con el del tuyo. ¡La información es poder amigos! Y nuestro dinerito es sagrado… 😉

standard of living

6) No conocer a cuánto está el cambio de moneda

Tanto si eres de los que tiran de tarjeta para pagarlo todo sin mirar lo que te gastas, como si estás usando el efectivo que has cambiado, puede que estés pagando por algo bastante más de lo que tenías pensado. Es decir, cuando estás pagando una cerveza en tu viaje a Suecia, no tienes ni idea de cuánto son 75 coronas suecas. Pero cuando vuelves a casa y te pones a calcular los gastos, o los ves en tu extracto de banco… ¡sorpresa! Descubres que has pagado nada más y nada menos que 7€ por una cerveza. Antes de pagar nada, tómate un tiempo para calcular bien el cambio de moneda. Toma nota del tipo de cambio en tu libreta de viaje, en la primera página de tu guía o en el mismo teléfono. Tómate la molestia de conocer bien la moneda que estés usando en tu viaje, ¡lo agradecerás luego!

foreign currency

Credit: Christoph Meinersmann on Pixabay

7) No cambiar dinero en el sitio más barato

Si viajas a un país con una moneda diferente es recomendable llevar algo de efectivo, vayas o no vayas a tirar de tarjeta. Muchos cometen el error de tirar por lo fácil y cambiar el dinero en el aeropuerto, porque es lo más cómodo, pero las comisiones son muy altas y aparte del cambio que ofrezcan, según el destino te pueden cobrar un porcentaje de gestión extra. Mejor optar por las casas de cambio pequeñas del lugar que visites, podrás preguntar en tu alojamiento por la mejor opción.

Otra opción es pagar todo con tarjeta bancaria, pero ojo, que muchos bancos se suelen quedar con un porcentaje de lo que saques del cajero en el extranjero o de las compras que realices, así que antes de viajar lee o pregunta por las condiciones, ¡y valora hacerte con una lleva una tarjeta prepago de las que no cobran comisiones! Otra opción cómoda es cambiar tu dinero online, para algo estamos en la era de las aplicaciones y las compras online. Busca cuáles son las populares en tu país, (en España por ejemplo Exactchange) y te lo llevarán a la dirección indicada incluso más rápido que yendo a buscarlo al banco. ¡Ya solo por la comodidad merece la pena hacerlo así!

currency exchange

Credit: Chilesatelital on Flickr

8) No comprar un seguro de viaje

Eres mochilero, duermes en hostels, comes comida callejera económica o en restaurantes muuuy baratos. No gastas en entrar en discotecas y compras los vuelos más baratos. Pero hay algo en lo que nunca deberías recortar y es en tu salud. Porque en este caso, lo barato te puede salir caro! Una visita al médico te podría salir por muchísimo más que lo que te cuesta el propio seguro. Los precios varían según la duración de viaje y el destino, pero son relativamente baratos para todo lo que cubren en caso de accidente. Muchos no quieren gastar dinero en cosas que no vayan a disfrutar o utilizar, pero míralo de esta manera: cuando compras un seguro de viaje, ¡estás comprando tu tranquilidad!

travel insurance

9) No visitar la oficina de turismo oficial

Como somos seres digitales y lo hacemos todo por internet, parece que nos hemos olvidado de algo tan útil como es una conversación cara a cara con un humano 😊 Los trabajadores de las oficinas de turismo son expertos cualificados para darte información de primera mano. Además de los habituales mapas, podrían tener ahí ofertas especiales de tu interés. También es el lugar para comprar los tan populares “pases turísticos” porque, aunque sea verdad que todo lo que contenga la palabra “turista” nos echa un poco para atrás, tenemos que admitir que estos pases bien usados suponen un gran ahorro de dinero! No desaproveches la oportunidad de hablar en estas oficinas de turismo donde podrás recibir consejo a medida.

tourist office

Credit: Albert Bridge in Geograph

10) No llevar lo importante en tu equipaje de mano

Terminamos con un consejo básico, pero que no está de más recordar. ¡A veces pasamos por alto las cosas más evidentes! Por muy optimista que seas (y nos encanta que seas así, oye!) los imprevistos ocurren. Un robo te puede fastidiar un viaje, y sí, se roba más de lo que crees. No factures nunca las cosas de valor. Esto aplica a vuelos, o viajes en tren o bus. Vamos, siempre que vayas a tener tu maleta desatendida lejos de tu vista. Las compañías se quitan la responsabilidad frente a esto. Solo responden en el caso de que desaparezca la maleta entera.

Otro temido caso: te han perdido la maleta, y por alguna extraña razón ha acabado a 3000 km de tu destino. Aunque es un mal menor y la compañía te la envíe a la dirección que indiques, e incluso te de dinero para comprar productos básicos, vas a pasar uno o dos días sin tus bienes preciados Asegúrate de llevar siempre contigo aquello que necesites de verdad.

hand luggage

Menú